Juicio del 11M. Sentencia (I)

Ayer, víspera del día de todos los santos, el juez Javier Gómez Bermúdez leyó la sentencia en el juicio del 11M. No leyó la sentencia completa, son mas de 600 folios, sino un resumen de 20 folios.

Aunque algunos de los imputados como ideólogos, inductores o autores intelectuales han sido absueltos y aunque la investigación no ha conseguido aclarar mas allá de toda duda todos y cada uno de los aspectos de este complicado hecho (aspiración mas propia de maníacos obsesivos compulsivos), creo que, ateniéndonos a lo méramente judicial, la sentencia da como probados, y eso es bastante decir, una serie de hechos que dejan en muy mala situación a todos los que, durante los pasados 3 años, han sostenido las mas diversas y variopintas teorías al respecto de los autores, medios, conexiones e intenciones del atentado que costó la vida a 191 personas y causó heridas de diversa consideración a mas de 1800.

A partir de aquí, unos intentarán descansar por fin sus cuerpos y mentes doloridos. Otros, ya lo hacen, desdecirse de lo que hasta ahora sostuvieron contra viento, marea y evidencia. Los menos, afortunadamente, se embarcarán en una viaje que los llevará junto a los que sostienen que el hombre no llegó a la luna, los que afirman que la tierra es plana o los que afirman que el mundo es gobernado por unos reptiles inteligentes con apariencia humana. Gilipolleces para entretenerse los días de tedio (que pueden ser muchos para según quien) las hay para todos gustos.

Los demás, en mayor o menor medida, vamos a ejercer nuestro derecho al vomito y la pataleta sobre la parte de la clase política y los medios de comunicación que ha pretendido, en los últimos 3 años, envenenar nuestra opinión con su tóxica inmundicia. La cosa irá desde el humilde pedo hasta la espectacular diarrea de varios días, pero irá. A los que les moleste el olor atacando sus morenas y prominentes narices, que se les manchen los zapatos, o que se les responsabilice de la descomposición intestinal de una sociedad intoxicada hasta la nausea, un solo comentario:

Esta sociedad, en los últimos 3 años, ha tenido infinidad de oportunidades para deshacerse del rebaño de soplagaitas intoxicadores y mentirosos. Si no lo ha conseguido ha sido por el apoyo unánime de un sector, y no pequeño, de la sociedad española, que los ha animado, consentido y dado crédito. Ahora toca aguantar el chaparrón y avergonzarse. Haganlo, es bueno, limpia el alma. Lo otro es embarcarse con los que usan gorros hechos de papel aluminio para defenderse de las ondas mentales extraterrestres o se han acomodado en la mentira crónica para defender sus poltronas gracias al clientelismo de los borregos que los siguen votando. No se sorprendan si nos tapamos la nariz a su paso, apestan a cerrado.

Menead, menead, es bueno para el alma :)

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 1 noviembre 2007 a las 14:00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: